El Fenómeno del Niño es un peligro para Trujillo

Share:

Setecientos cincuenta familias del sector Río Seco de El Porvenir, así como cientos de viviendas, estadio Mansiche, piscina olímpica y coliseo cerrado Gran Chimú de la ciudad de Trujillo, están en un inminente riesgo de ser inundado por las aguas de la quebrada San Idelfonso, ante un posible Fenómeno del Niño, al igual que en 1998.

 

Fue una de las conclusiones durante la inspección realizada, hoy por la mañana por el ministro de agricultura Juan Manuel Benítez Ramos, jefe nacional de INDECI, general EP Alfredo Murguetio Espinoza; coronel EP Félix Icochea, director de Rehabilitación INDECI con los alcalde Paúl Rodríguez Armas (El Porvenir), Javier Rodríguez Vázquez (Laredo), Daniel Marcelo Jacinto (La Esperanza), Ing. Oscar Castillo Ávila (Defensa Civil del Gobierno Regional), del Ministerio de Agricultura y el Comandante PNP, Oscar Portocarrero Pinpinco, jefe de comisaria Nicolás Alcázar.

 

Las autoridades competentes inspeccionaron el dique del cementerio Mampuesto que está roto y abierto para el paso de las aguas. También, el camposanto Mampuesto en la que las aguas se empozó y debe ser declarado zona intangible por ser muy vulnerable.

 

El alcalde de El Porvenir Paúl Rodríguez Armas informó que hay 750 familias ubicadas en las zonas de cauce de la quebrada San Idelfonso y otras en el sector Río Seco que han sido notificadas y a pesar de las labores de inspección se niegan a desalojar las viviendas que construyeron en plena zona de riesgo o el borde de las quebradas en que una parte tienen título de propiedad.

 

Tanto la quebrada San Idelfonso ubicada en el distrito de El Porvenir, como la quebrada de León, en el distrito de Huanchaco, y San Carlos de Laredo continúan siendo zonas de alta con vulnerabilidad debido al arrojo frecuente de basura y desmonte en sus cauces.

 

Rodríguez Armas responsabilizó a sujetos inescrupulosos de estar entorpeciendo las labores de limpieza y descolmatación de los cauces de las quebradas, ya que “vienen de otras zonas con volquetes para arrojar desmonte”, perjudicándolos debido a los altos niveles de contaminación ambiental y colocándolos en estado de vulnerabilidad ante un desastre natural.

 

La misma situación ocurre en la quebrada El León, ubicada entre el poblado El Milagro, en Huanchaco, la cual, pese a las labores de limpieza, se ha convertido en un botadero que bloquea el cauce e implica un alto riesgo para más de cinco mil familias cuyas viviendas se encuentran asentadas en los alrededores.

 

El burgomaestre distrital de La Esperanza, Daniel Marcelo Jacinto, recordó además que el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) tiene en sus manos el proyecto de inversión pública para construir un canal que logre encauzar las aguas, lo cual aliviaría las consecuencias del Fenómeno de El Niño, que afectaría a los distritos de Trujillo.

 

Aunque el Fenómeno de El Niño de intensidad fuerte podría causar graves daños en zonas vulnerables de La Libertad, por ello es necesario la participación de las autoridades en conjunto con pobladores para mitigar los daños que puedan producir desbordes de ríos e inundaciones por lo que hoy están tomando acciones de prevención y ayuda humanizaría si sucediera.

 

Hay que recordar que en año 1998 en la región La Libertad, según cifras del Instituto Nacional de Defensa Civil (Indeci), dejó 72,306 damnificados y unas 11,500 viviendas destruidas.

Comentarios

Previous Article

Plan “Más salud” atendió a más de 10 mil 400 pacientes en La Libertad

Next Article

Continúan operativos contra el transporte informal

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *