Destruyen 2075 armas de fuego en Trujillo

Share:

En su mayoría fueron incautadas por la Policía.

Un total de 2075 armas de fuego de la zona norte del país fueron destruidas en Trujillo, en la región La Libertad, por personal de la Superintendencia Nacional de Control de Servicios de Seguridad, Armas, Municiones y Explosivos de Uso Civil (Sucamec) y de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

Así se aprecia en un vídeo colgado en la cuenta de diario Correo en YouTube.

Esta acción forma parte del Programa Conjunto “Fortaleciendo la Seguridad Humana y la Resiliencia de la Comunidad Mediante el Impulso de la Coexistencia Pacífica en el Perú”.

Entre las armas destruidas figuran escopetas, revólveres, pistolas, carabinas y armas de fabricación artesanal que, en su mayoría, fueron incautadas por la Policía en actos delictivos, por tenencia ilegal y cuyo proceso judicial ya finalizó.

En menor medida, las armas fueron entregadas voluntariamente por personas naturales e instituciones de las regiones de La Libertad, Lambayeque, Cajamarca, Amazonas, San Martín, Tumbes y Piura.

La zona norte del país está considerada como una de las más inseguras y con altos índices de violencia armada.

Según las últimas cifras del INEI, en estos departamentos el porcentaje de la población que se siente insegura alcanza el 92 por ciento en La Libertad, 90 por ciento en Lambayeque y Cajamarca, 66% en Amazonas, 74% en San Martín, 63% en Tumbes y 88% en Piura.

Además, según cifras preliminares del estudio Armas Incautadas – Reporte 2014 de la Sucamec, La Libertad y Piura resultaron ser la segunda y tercera región, respectivamente, donde más armas incautó la Policía a la delincuencia el 2014.

Asimismo, figuran entre las cinco primeras regiones con más armas incautadas de origen legal, siendo La Libertad la segunda y Piura la cuarta.

El acto de destrucción que se realizó en la comisaría Ayacucho (Trujillo), estuvo liderado por el titular de la Sucamec, Derik Latorre Boza y por la representante de las Nacional Unidas, Melanie Régimbal, y contó con la participación de diversas autoridades locales y regionales.

El proceso de destrucción realizado bajo la modalidad de ‘corte’, que consiste en inutilizar las piezas de las armas con una cierra eléctrica y dejar sus componentes permanentemente inoperables, estuvo monitoreado y supervisado íntegramente por el Centro Regional de las Naciones Unidas para la Paz, el Desarme y el Desarrollo en América Latina y el Caribe (Unlirec), con el fin de garantizar que se ajuste a estándares internacionales de destrucción de armas. (Correo).

Comentarios

Previous Article

UNT inauguró aula de robótica en el colegio Rafael Narváez

Next Article

Satt premió la puntualidad de los contribuyentes trujillanos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *