Mata de un disparo a su enamorado policía en Las Quintanas

Share:

Universitaria-mata-de-un-disparo-a-su-enamorado-policía-en-Las-Quintanas

(Trujillo).- Un joven policía de 23 años, miembro del Escuadrón Verde, murió ayer luego de recibir un certero balazo en la cabeza, al interior de la habitación que alquilaba en la urbanización Las Quintanas.

 

Quien efectuó el disparo fue una muchacha que, por lo que se supo, era su pareja sentimental; al parecer la chica estaba jugando con el arma del suboficial sin medir el riesgo, hasta que se le escapó el tiro.

 

El lamentable episodio ocurrió a las 2:30 a.m., en la cuadra 7 de la avenida Salvador Lara, a solo 3 cuadras de la referida unidad policial. El desafortunado efectivo, Carlos Lenin Apolo Castro, vivía en el tercer piso de un edificio; alquilaba un cuarto desde hacía  algunos meses, era de tumbes y  vino a Trujillo destacado por sus superiores.

 

Aunque el caso es todavía investigado por la sección de Homicidios de la Divincri, se supo que Apolo, quien literalmente había egresado recién de la Escuela de Suboficiales de la PNP, se reunió en dicho lugar con la joven a tomarse unas cuantas cerveza.

 

La joven, de nombre Lucía Estefany Dios More (19), estudiaría en la Upao y también es oriunda de Tumbes. Junto a ellos estaba también otra mujer, cuya identidad aún no ha sido revelada.

 

TIRO MORTAL

 

En plena celebración, Apolo, ya con los efectos del alcohol, extrajo su arma de uso particular y dejó que la universitaria la manipule. Fue en tales circunstancias que un tiro se le escapó a la chica y alcanzó al policía.

 

La bala le perforó el cráneo al afectivo y lo dejó malherido, tendido al pie de la mesa y las botellas destapadas.

 

Apolo Castro fue evacuado minutos más tarde al Hospital Regional, pero, desafortunadamente,  no llegaría vivo. Cuando el personal médico del nosocomio lo recibió en la unidad de Emergencias, ya había fallecido.

 

La noticia no tardó mucho en llegar a oídos de su familia, allá en Tumbes. Sus padres y hermanos arribaron ayer en la tarde a la cuidad y protagonizaron desgarradoras escenas en la puerta de la morgue.

 

Carlos Apolo Castro estudió en la escuela de suboficiales de su ciudad, de donde egresó hace ocho meses.

 

En cuanto recibió sus galones, fue destacado a Trujillo, donde participó en el arresto de numerosas bandas dedicadas a la distribución de drogas. La muerte del joven policía ha dejado conmocionados a sus compañeros de armas y superiores, que aún no pueden asimilar lo ocurrido. “Es lamentable, hace solo 8 meses que era policía”, comentó uno de sus colegas.

 

Por su parte, el jefe del Escuadrón Verde, comandante Jaime Urtecho, recordó a Apolo como un buen efectivo, como casi todos los que trabajan bajo su mando.

 

“Era muy disciplinado; justo ayer (sábado) le tocó trabajar, y luego se fue a su pensión”, recordó el oficial. Horas después de despedirse de sus compañeros, Apolo perdería la vida, dejando un hondo vacío en su unidad.

 

INTERROGADA

 

En tanto, se supo que la universitaria fue intervenida y conducida al complejo policial Alcides Vigo, en San Andrés. De momento ha quedado bajo custodia. Ella será interrogada para que esclarezca cómo ocurrieron exactamente los hechos.

 

Por ahora se sabe que fue ella misma quien, tras el disparo, corrió a la base del Escuadrón Verde a informar sobre lo sucedido.

 

Los restos de Apolo Castro serían llevados a Tumbes, donde serán velados y finalmente sepultados. (Satélite).

Comentarios

Previous Article

12 provincias participarán en XXIII encuentro regional de bibliotecarios el 26 de setiembre

Next Article

UNT lanza tercer concurso de proyectos de investigación con fondos del canon minero

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

fourteen − 1 =