Universidad Nacional de Trujillo cultiva papa nativa con propiedades antioxidantes

papa-nativa-centro-morado

El Instituto de la Papa y Cultivos Andinos (Ipaca) de la Universidad Nacional de Trujillo, mantiene en una hectárea de la estación experimental de Julcán, una reserva de papas nativas con pulpa de color, azules y rojizos, que contienen antocianinas y carotenos, que son sustancias antioxidantes naturales y por ende anticancerígenas.

 

Este anuncio lo hizo el director de Ipaca-UNT, Dr. Eloy López Medina, quien señaló que los campesinos al usarlo en su alimentación diaria están previniendo enfermedades cardiovasculares y cáncer, y esto ha ocurrido de generación en generación, pues durante siglos han sembrado papa para su autoalimentación.

 

El especialista señaló que el autoconsumo o el ingreso de la papa a mercados locales reducidos se debe especialmente al desconocimiento de las propiedades curativas de los tubérculos nativos, pues según estudios al respecto sólo el 1% de los consumidores de la ciudad conocen de la existencia de las papas nativas.

 

En ese sentido, propuso como carácter prioritario la conservación, caracterización y revalorización del cultivo de las papas nativas a través de su incorporación a la cadena de valor, mediante el desarrollo de productos con valor agregado y la promoción de su cultivo y consumo.

 

El investigador precisó que las papas nativas son muy ricas en polifenoles, pues registran en promedio cuatro veces más de polifenoles que las variedades mejoradas, lo que constituye una gran noticia, pues los polifenoles actúan como antioxidantes naturales que protegen el cuerpo humano del efecto dañino de los radicales libres, ayudan a combatir enfermedades degenerativas e inhiben la formación y crecimiento de tumores.

 

En La Libertad las variedades de papas nativas con pulpa de color se ubican en las provincias de Huamachuco, Santiago de Chuco, Julcán y Otuzco, algunas de ellas fueron colectadas y mantenidas en condiciones de campo, en el caserío Tupac Amaru (Carabamba-Julcán), en el área perteneciente al Instituto de la Papa de la UNT desde 1992.

 

La UNT cultiva variedades de papas nativas de pulpa de color como “Mano de oso”, “Perra”, “Carganaca negra y “Púrpura”, procedentes de Santiago de Chuco, Carabamba y Julcán. De las mismas se han logrado obtener plántulas in vitro de cada una de las variedades, con la finalidad de evitar su desaparición y al mismo tiempo tenerlas a disposición de los usuarios o agricultores a modo de un banco de germoplasma.

 

Finalmente, López Medina dijo que la moratoria de 10 años para el ingreso de productos transgénicos al país es una espada de Damocles y un gran riesgo que pende sobre cultivos como las papas nativas. “Ojalá que las políticas públicas en el futuro sean de protección a los productos nativos”, concluyó.

Comentarios

Déjanos un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

13 − eight =