Policía atropella a mujer y fuga con ayuda de sus colegas

Otro escándalo mancha la imagen de la Policía. Suboficial estaba ebrio y en camioneta que manejaba a excesiva velocidad se halló cocaína.

De acuerdo a la Constitución, la Policía es la institución tutelar del Estado, es decir su deber es velar por la ley y protegernos a cada uno de nosotros. Sin embargo, en nuestra ciudad, algunos de sus integrantes no lo entienden así y hacen todo lo contrario, siendo protagonistas de sonados atracos y de un comportamiento que deja mucho que desear.

Esta vez otro efectivo del orden se vio envuelto en un nuevo escándalo. Se trata del suboficial de segunda Miguel Ángel Asanza Rodríguez, quien en estado de ebriedad atropelló a una joven madre de familia y lejos de asumir su responsabilidad se fugó, al parecer en complicidad de uno de sus colegas, sin importarle dejar a la víctima al borde de la muerte.

 

Tremenda embestida:

Este hecho, que deja por los suelos el uniforme policial, se registró a las 11: 30 a.m. del último domingo, en la avenida Chan Chan, que conduce al balneario de Huanchaco, a la altura del club nocturno Escape, en el sector Villa del Mar.

Como todos los días, Rosa Janeth Casanova Nureña, de 31 años, se dirigía al Complejo Arqueológico de Chan Chan para vender helados a los turistas. Con gran esfuerzo empujaba su pequeño triciclo conteniendo el producto, cuando de pronto apareció a toda velocidad la camioneta Station Wagon, color roja, de placa de rodaje B3V-623, que la embistió violentamente por la parte trasera, según indicaron testigos.

Al frente del volante iba, vestido de civil, Miguel Asanza, con evidentes signos de ebriedad, junto a otros acompañantes.

 

Cobarde huida:

Según testigos, el agente hizo retroceder la camioneta y quiso escapar, pero los taxistas y otros autos particulares le cerraron el paso. Al lugar se hicieron presentes dos policías del Escuadrón de Patrullaje Motorizado, debidamente uniformados, a bordo de una motocicleta. Uno de ellos tenía el membrete con el apellido de Cano. En un descuido, Asanza subió a la moto de uno de sus colegas y partió junto a él con rumbo desconocido, mientras en una ambulancia era traslada la víctima al Hospital Regional Docente de Trujillo, donde sigue sin despertar.

Tres horas después de ocasionar el accidente, Asanza, quien labora en el Grupo Terna, se apareció en la comisaría de Huanchaco argumentado que abandonó la escena, porque había personas que se mostraban agresivos hacia él. (La Industria).

Comentarios

Déjanos un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *