OEFA denuncia a funcionarios de la Municipalidad de Trujillo por la inadecuada disposición de residuos sólidos en botadero “El Milagro”

Botadero-El-Milagro-OEFA-(17)

El Organismo de Evaluación y Fiscalización Ambiental (OEFA) ha presentado dos denuncias en junio: una ante el Ministerio Público y otra ante la Contraloría General de la República por la inadecuada disposición de residuos sólidos en el lugar conocido como “El Milagro”, ubicado a 12 kilómetros de la ciudad de Trujillo, con una extensión aproximada de 58 hectáreas.

 

En el caso de la denuncia penal ante el Ministerio Público, esta ha sido interpuesta contra los funcionarios de la Municipalidad Provincial de Trujillo y otros que resulten responsables por la presunta comisión de los delitos de contaminación ambiental y de responsabilidad de funcionario público por permitir la inadecuada disposición de residuos sólidos en el botadero “El Milagro”. En cuanto a la denuncia ante la Contraloría General de la República, esta fue presentada por presunta responsabilidad administrativa funcional por el incumplimiento de las labores de fiscalización ambiental.

 

“El Milagro” es un botadero de más de 25 años y recibe aproximadamente 720 toneladas diarias de basura provenientes de nueve (09) distritos de la provincia. El OEFA, entre el 2013 y el 2014, verificó el arrojo masivo de basura y la quema constante de residuos en dicho lugar. Asimismo, constató la presencia de residuos hospitalarios y de las actividades de la construcción, que ponen en grave riesgo la salud de los recicladores informales –entre ellos, niños y adultos mayores– que no cuentan con el equipo de protección adecuado.

 

Como resultado de las supervisiones, el OEFA brindó una serie de recomendaciones, como controlar las rutas de transporte de los residuos peligrosos, elaborar un plan de cierre del botadero y realizar acciones destinadas a la implementación de un relleno sanitario, que la Municipalidad Provincial de Trujillo, a la fecha, no ha implementado.

 

La disposición de la basura en botaderos a cielo abierto es una práctica irresponsable, lesiva al ambiente y a la salud de las personas, de acuerdo a la legislación para el manejo adecuado de residuos sólidos. Dicha disposición debe realizarse en un relleno sanitario, una instalación diseñada para el tratamiento de la basura que debe contar con un instrumento de gestión ambiental y elementos de control que evitan poner en peligro la salud de las personas cercanas a su ubicación.

Comentarios

Déjanos un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

sixteen + 2 =