Multitudinario Vía Crucis Arquidiocesano por la familia con el “Sr. de la Caña de Chiclín”

Miles de fieles congregados de la costa y sierra de nuestra Arquidiócesis participaron del solemne Vía Crucis Arquidiocesano, acto litúrgico que permitió contemplar el Misterio de nuestra redención, revivido durante las meditaciones de las 14 estaciones con la sagrada imagen del Señor de la Caña de Chiclín.

El Arzobispo de Trujillo, Mons. Miguel Cabrejos Vidarte OFM., dedicó el acontecimiento de la  Vía Dolorosa a la meditación y oración por la Familia.

“Pedimos que el Señor  bendiga a los religiosos, religiosas, conceda vocaciones y derrame bendiciones a los  fieles de nuestra Arquidiócesis de Trujillo, de modo especial, a las familias. Todos tenemos un hogar, hoy vamos a pedir al Señor por nuestros hogares, por el amor, por la unidad y por la armonía familiar”, oró el prelado trujillano al inicio del Vía Crucis, acompañado por autoridades, sacerdotes, religiosos/as y seminaristas

Durante las primeras estaciones, el pastor de la grey trujillana, dijo que al recorrer este camino, acompañamos al Hijo de Dios que tomó la condición de siervo. “Su humildad,  que es servicio, nos debe llevar también a nosotros a emprender con decisión este camino e la humildad, con mucho amor a Él, nuestro Señor y Salvador. El amor nos guiará y nos dará fuerza”, dijo.

Durante la cuarta estación se conmemoró el emotivo encuentro de la Virgen María (imagen de la Virgen Dolorosa) con su Hijo Jesús, que con firmeza y decisión se dirigió a cumplir la voluntad de su Padre. En este conmovedor momento, los religiosos cargaron el anda de la imagen del “Señor de la Caña” de Chiclín, mientras que las religiosas hicieron lo propio con la imagen de la Virgen Dolorosa.

Sobre la participación de los fieles, el Arzobispo señaló “que diversas comunidades parroquiales de la Arquidiócesis de Trujillo llegaron  para vivir esta fervorosa celebración religiosa del Martes Santo, testimoniando así su fe y amor al Señor Jesús, quien por  amor a la humanidad, en total entrega aceptó la muerte en la Cruz, para darnos vida eterna”, manifestó”, sostuvo.

Como cada año, las instituciones públicas y privadas fueron las encargadas de diseñar con esmero y adhesión cada una de las 14 estaciones por las que pasó el recorrido procesional.

Comentarios

Déjanos un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

4 × three =