Menor se arroja del tercer piso para escapar de sus patrones

“Desde hace como un mes que me gritan e insultan porque nada de lo que hago les parece bien”, afirmó la joven afectada.

Menor-internada

Una joven de 16 años de edad se arrojó desde el tercer piso de un edificio, al intentar escapar del departamento en donde trabaja de niñera, debido a que sus jefes, presuntamente la estarían maltratando.

 

Maryori Delgado Huertas sufrió una fractura en la pelvis y permaneció en el Hospital Belén de Trujillo durante una semana para recuperarse. Pese a que los médicos ya le dieron de alta, la menor afirmó que no quiere volver a esta vivienda por temor a recibir maltratos psicológicos, según indicó.

 

“Me he caído queriéndome escapar porque la señora mucho me gritaba y me maltrataban. Desde hace como un mes que me gritan e insultan porque nada de lo que hago les parece bien. Dicen que soy una inútil. Me encierran en mi cuarto con llave y el lunes 31 de marzo me dejaron sin comer”, cuenta.

 

Según manifiesta, esperó hasta que la dueña de la casa identificada como Cynthia Sosa Deza, se vaya a su cuarto para que aproveche su ausencia para tirarse desde el balcón. “No aguanté más. Eran como las 9:00 de la noche cuando la señora estaba en su cuarto, yo salí y saqué mi mochila por el balcón. Desde el departamento que está en el tercer piso me tiré por un cable hacia la calle, pero por el peso el cable se rompió y me caí”, manifestó Delgado Huertas.

 

Regresa a Arequipa:

 

Por este hecho, los señores que estaban a cargo de la menor –autorizados por una Carta Poder firmada por su madre–, decidieron terminar de pagarle su tratamiento, pero llamaron a la mamá de Delgado Huertas para que regrese, por el temor de que la joven pueda continuar cometiendo estos actos.

 

“Mañana está llegando la madre de la niña a Trujillo, a ver primero la salud de su hija. Y ella se regresa a Arequipa con su mamá, dado a que nosotros como tutores y como ha sido nana de mis hijos, no tenemos la seguridad de que ella pueda tener a su cargo a mis hijas”, indicó Sosa Deza.

 

“Si no se sentía cómoda con el trabajo que está realizando, porque ella ha manifestado que no se siente cómoda ni en mi casa ni en ninguna otra. Asimismo porque como ya conocemos los antecedentes, que no contó oportunamente la madre de eso de haberla tenido en un albergue e internado, la niña tiene un desorden que no le permite tener un juicio correcto. Le hemos pagado el pasaje a su madre y también le pagaremos de regreso a Arequipa”, agregó. (La Industria).

Comentarios

Déjanos un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

eleven + eleven =