Líderes exhortan a revertir desconfianza para crecer y alcanzar el desarrollo social

Apertura de 26° Encuentro Empresarial del Norte (EEN) deja grandes reflexiones sobre el clima optimista que se debe generar y los obstáculos que debemos superar para seguir creciendo.

Ante tasas de crecimiento poco alentadoras y un clima hostil para los negocios tanto por factores internos y externos, la salida para vislumbrar un panorama auspicioso es restituir el actual enfoque de desconfianza por uno de mayor optimismo, el cual, además de jugarse en el campo del sector privado, debe atañer a los demás actores políticos, económicos y sociales en su conjunto.

Así coincidieron los máximos líderes empresariales de la Cámara de Comercio y Producción de La Libertad (CCPLL) y la Confederación Nacional de Instituciones Empresariales Privadas (Confiep), en sus discursos de apertura al 26.° Encuentro Empresarial de Norte (EEN). Por un lado, la presidenta de la CCPLL, Rosario Bazán de Arangurí, estimó que el país corre “el grave riesgo de caer en un círculo vicioso” producto de la desconfianza empresarial, cuya implicancia haría que “en el mejor de los casos, según los estimado del MEF, el Perú crezca a una a una tasa de 3 % a diciembre de 2015”, por lo que instó a los agentes involucrados a impulsar el motor de la economía.

“Los actores políticos, económicos y sociales del país estamos llamados a revertir esta tendencia de desconfianza para lograr así un clima adecuado de estabilidad política y social que requiere el crecimiento de nuestra economía en el mediano y largo plazo. Para lograr el desarrollo sostenible de un país es fundamental el desarrollo social, pero éste no puede haber si antes no generamos primero desarrollo económico”, sentenció la líder de los empresarios liberteños.

Ahondando en la difícil coyuntura actual, la titular del gremio norteño mostró su preocupación por el hecho de que también la inversión privada muestre un decaimiento. “La inversión privada es el motor de crecimiento de los países, y, en el caso nuestro, representa casi el 80 % de la inversión total. En el 2014 se registró una contracción de la inversión privada respecto al 2013 de casi el 2 %, luego de haber crecido 6.5 % en el 2013 respecto al 2012. En el 2015 la caída de la inversión privada ha continuado a la baja con 1.4 % en el primer trimestre y casi 1 % en el segundo trimestre”, aseveró Bazán de Arangurí.

Asimismo, enumeró otros factores problemáticos y que requieren urgente atención como la deficiente infraestructura vial, portuaria y aeroportuaria, la ineficiente burocracia, la corrupción, las políticas tributarias, entre otras.

 

El mejor programa social

Por su parte, el presidente de la Confiep, Martín Pérez Monteverde, compartió la reflexión de que no hay mejor “programa social” como el que ofrece el sector privado. “Los empresarios tenemos una gran virtud, que es generar empleo para reducir la pobreza”, manifestó. “Calculamos que en los últimos doce años hemos sacado unos 9 millones de peruanos de la pobreza, y el reto es que no regresen a esa situación. Se trata de un reto de los gobiernos pero también de nosotros como empresarios”, acotó poco después.

 

Obstáculo permanente

Uno de los puntos de crítica de Martín Pérez estuvo referido a los obstáculos que a menudo impone el Estado con políticas rígidas que lo único que hacen es desalentar al sector privado. “Los empresarios no necesitamos mucho del Estado. Lo que queremos es que nos permitan invertir, pero desgraciadamente hemos visto en los últimos años la dificultad que tenemos para hacerlo. Somos muy liberales en nuestro concepto de la economía, pero somos absolutamente muy estatistas y restrictivos al momento de llegar a la parte de las autorizaciones. Eso tenemos que cambiar”, expresó.

Al igual, exhortó a los alcaldes y gobernadores regionales a ser “facilitadores de la inversión”. “En la medida que (ellos) comprendan este concepto, cada región va a tener un cambio sustantivo. Y esa es una labor que nosotros como empresarios tenemos que impulsar”, puntualizó.

En otro momento, el presidente de la Confiep evidenció sus expectativas por un segmento social que está en pleno auge y cuyo impacto puede apuntalar el crecimiento de la economía.

“Afortunadamente tenemos un motorcito nuevo que se llama clase media. La última encuesta de Arellano Marketing indicaba que el 66 % de los peruanos se siente de clase media. El solo hecho de sentirse de clase media es un avance enorme para el país. Indudablemente se trata de un gran motor de consumo y son avances para destacar”, refirió.

 

Tomar el riesgo

En tanto, la conferencia magistral del presidente de la Cámara de Comercio de Santiago de Chile, Peter Hill –tras un breve repaso de las fortalezas de Singapur, basadas en políticas de crecimiento como disciplina, trabajo y un claro énfasis en el sector educativo–, instó a los privados a no rendirse ante el difícil clima de negocios que afecta a los países latinoamericanos y alentó a apostar por la inversión haciendo frente a las adversidades.

“No sean tan pesimistas, yo que creo que como empresarios debemos ver las cosas más positivas, con proyección hacia adelante. Debemos seguir trabajando, desarrollando e innovando. Porque ser empresario significa asumir todos los riesgos, muchas veces poniendo como garantía lo que se ha ahorrado toda la vida”, señaló el también presidente de la Asociación Iberoamericana de Cámaras de Comercio (Aico).

Comentarios

Déjanos un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

sixteen + three =