Joven de Tarapoto que vino a trabajar fue auxiliada por Seguridad Ciudadana

Una adolescente de 16 años de edad, que manifestó haber sido traída de Tarapoto para trabajar como doméstica y que escapó porque no le pagaron lo que le habían ofrecido, fue auxiliada por agentes de Seguridad Ciudadana de Trujillo que prestan servicio de patrullaje preventivo en la urbanización Miraflores.

De acuerdo a un informe al gerente de Seguridad Ciudadana y Defensa Civil de la Municipalidad Provincial de Trujillo, César Florez Corbera, se trata de la menor M.R.C., de solo 16 años de edad, quien el domingo, alrededor de las 10 de la mañana, solicitó ayuda a una agente edil que patrullaba en la zona, denunciando que días atrás había sido traída de Tarapoto para trabajar en la vivienda ubicada en la calle Wilfredo Torres 1115, de la urbanización Miraflores.

Agregó que debido a que había trascurrido varios días desde que empezó a trabajar y no le habían pagado lo ofrecido, tomó la decisión de abandonar el domicilio y dar cuenta de su situación a las autoridades, responsabilizando de ello a la dueña de la casa, Gabriela López de Lavila.

Para apoyar esta intervención llegó al lugar la tripulación de un patrullero de Seguridad Ciudadana de Trujillo, entre la que encontraba un efectivo de la Policía Nacional del servicio de patrullaje integrado preventivo de la comuna provincial, que condujo a la menor a la Comisaría La Noria, dependencia que quedó a cargo de las investigaciones correspondientes.

NIÑA EXTRAVIADA

De otro lado, también el domingo, al mediodía, agentes de Seguridad Ciudadana de Trujillo auxiliaron a una niña de 14 años de edad que se había extraviado por las inmediaciones de la tercera cuadra de la calle Carlos Monge, en la urbanización Chimú.

La menor, de iniciales M.A.M., natural de Huamachuco, indicó que había salido del domicilio familiar ubicado en la calle Santa Marta, manzana H, lote 14, urbanización La Merced, con dirección al mercado zonal Palermo, pero que se distrajo un momento y el microbús la llevó hasta la urbanización Chimú.

Ya un poco más tranquila, indicó que vivía por la avenida Húsares de Junín, por lo que los agentes ediles la llevaron al lugar y recién allí pudo reconocer la ruta hasta la vivienda.

Allí, sus familiares se alegraron de verla retornar y agradecieron a los agentes de Seguridad Ciudadana de Trujillo por la ayuda prestada a la menor.

Comentarios

Déjanos un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *