Empresarios respaldan construcción de canal subterráneo para canalizar aguas de quebrada San Ildefonso

(Trujillo).- Ante tres propuestas presentadas por los consorcios privados a la Autoridad para la Reconstrucción con Cambios (ARCC) para dar solución a los desbordes periódicos a la quebrada San Ildefonso de Trujillo, a través del sistema de obras por impuestos, la Cámara de Comercio y Producción de La Libertad (CCPLL), mediante la Comisión de Urbanismo Sostenible (CUS), (integrada por los colegios profesionales, la academia, autoridades políticas, sociedad civil organizada, ONGs y empresas), concluyó a través de los informes técnicos recibidos que la solución más viable es que se mantenga el recorrido del cauce natural de las aguas de dicha quebrada, cruzando la ciudad de Trujillo y Victor Larco a través de un canal subterráneo hasta el mar, en Buenos Aires.

Dicho canal, también podría servir como vía rápida de vehículos de oeste a este o como zona de estacionamiento, solucionando dos problemas álgidos de la ciudad relacionados con la congestión vehicular y la falta de estacionamientos, pudiendo ser concesionado a la empresa privada, lo cual aseguraría un mantenimiento permanente, sin costo y sostenible de estos servicios, beneficiando a las municipalidades afectadas.

El Comité de la CUS de la CCPLL, a través de su presidente Ejecutivo, Jorge Peirano Serrano, en base a mesas de trabajo y consultas especializadas, concluyó que la construcción de un canal subterráneo es lo más idóneo porque garantiza la seguridad de los habitantes de El Porvenir, Florencia de Mora, Trujillo, Laredo, Moche y Victor Larco; además su concesión podría evitar el uso de los recursos ediles para darle mantenimiento al canal durante por lo menos 70 años de vida útil del proyecto, ya que al no concesionarlo lo más probable es que se convierta en un botadero de basura cuando no esté en uso.

La solución consiste en encauzar de manera subterránea las aguas provenientes de los desbordes de la quebrada San Ildefonso hasta el mar en Buenos Aires, sin afectar las conexiones de agua potable, redes de alcantarillado y otros servicios que tiene la ciudad, además de no interrumpir el tránsito vehicular, ni generar la necesidad de expropiaciones de terrenos que podrían retrasar el proyecto, tal como ocurrió en la tercera fase de Chavimochic, aseveraron los directivos de la CUS.

Es la opción económicamente más conveniente para la población, ya que la Autoridad de la RCC y por ende el Gobierno Regional de La Libertad asumen la totalidad del costo de la solución del problema de las quebradas, sin generar pasivos, costos, ni obligaciones futuras al municipio de Trujillo ni a las comunas distritales mencionadas.

Una sola fuerza

Por su parte, el presidente de la Cámara de Comercio resaltó la importancia de trabajar juntos por el desarrollo de Trujillo y La Libertad con participación del gobierno regional y local, la academia, los empresarios y la sociedad civil, representada por los colegios profesionales, patronatos y ONGs, así como, con la Autoridad para la Reconstrucción con Cambios, a fin de consolidar propuestas de prevención de la provincia, y así evitar los daños que causó el ‘Niño Costero’.

“Hasta el momento se ha realizado la descolmatación de ríos, la inauguración de viviendas en zonas afectadas por los desbordes y entrega de bonos agrarios; sin embargo, las obras de prevención que demandan una mayor inversión no se han dado hasta la fecha, lo cual no ha incentivado la inversión privada, que es lenta en la actualidad, la cual repercute en la generación de puestos de trabajo y en el bienestar de la población”, finalizó el líder del gremio empresarial liberteño, Hermes Escalante Añorga.

Comentarios