Dos ancianos extraviados han sido devueltos a sus familias

Dos ancianos de 88 y 84 años de edad, que se habían extraviado y corrían el peligro de ser arrollados por vehículos durante sus intentos por cruzar la pista, han sido auxiliados por agentes de Seguridad Ciudadana de Trujillo, quienes los han devuelto a sus familiares, que han quedado agradecidos con los uniformados por haber ayudado a sus parientes en circunstancias muy difíciles.

 

Según sendos informes dirigidos al gerente de Seguridad Ciudadana y Defensa Civil de la Municipalidad Provincial de Trujillo, David Figueroa Armas, la intervención de los agentes ha ocurrido en la tarde y en la noche de este domingo, en las urbanizaciones Santa María y Torres Araujo, respectivamente.

 

El primer caso sucedió pasadas las cuatro de la tarde, en la intersección de la avenida América Sur con la calle Calcuchímac, de la urbanización Santa María. En ese lugar, los agentes encontraron a Julio Teodoro Martínez Vargas Flores, de 88 años de edad, tratando de cruzar la pista del baipás del óvalo Grau, corriendo el peligro de ser atropellado por los vehículos que descendían del puente a gran velocidad.

 

Luego, los agentes han invitado al anciano a subir a un patrullero de Seguridad Ciudadana de Trujillo y lo han trasladado a su vivienda, ubicada en la avenida Prolongación Costa Rica, manzana S, lote 2, urbanización Monserrate, donde lo han entregado a su hijo, Jorge Luis Martínez Vargas Vela.

 

El segundo caso ocurrió alrededor de las siete de la noche, en el cruce de las calles Costa Rica y Panamá, de la urbanización Torres Araujo. Allí, los agentes ayudaron al anciano Víctor Carlos Landa Ávila, de 84 años, quien se encontraba parado en la esquina desde hace aproximadamente una hora, según comentaron los vecinos, al parecer tratando de cruzar la pista.

 

El reporte de los agentes de Seguridad Ciudadana de Trujillo añade que por suerte el anciano recordó el número de teléfono de su hijo, Carlos Alberto Landa Sandoval, quien de inmediato fue contactado por los uniformados, tras lo cual pidió que lo esperen para ir a recoger a su padre, ya que su vivienda estaba ubicada muy distante, en la avenida Gran Chimú 1457, distrito La Esperanza.

 

En ambos casos, los familiares de los ancianos han tenido que suscribir sendas actas de entrega, luego de lo cual han expresado su agradecimiento a los agentes por el valioso apoyo prestado a sus parientes en circunstancias muy difíciles para ellos, teniendo en cuenta su avanzada edad.

Comentarios

Déjanos un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

four × four =