Colapsa bombas hidráulicas y techo de tribuna en la GUE José F. Sánchez Carrión

A menos de un año de que el Programa Nacional de Infraestructura Educativa (Pronied) recepcionara la obra ‘Adecuación, mejoramiento y sustitución de la infraestructura educativa de la Institución Educativa Gran Unidad Escolar-GUE José Faustino Sánchez Carrión, empieza a evidenciar catastróficos daños estructurales, poniendo en riesgo la vida de mil 600 estudiantes de los niveles de primaria y secundaria.

El director de la GUE, Luis Morales Urquiza, informó que hace tres semanas colapsó el techo de una de las tribunas del campo deportivo y las dos bombas hidráulicas, por lo que se han visto obligados a colocar tablones para evitar que las estructuras de fierro y calamina se desplomen y a diario deben conectar mangueras a la red matriz para poder llenar los tanques (cada uno de mil galones) y tres cilindros que la Asociación de Padres de Familia (Apafa) compró para evitar una epidemia.

“Hemos comunicado el problema a Pronied, la cual solo nos respondió que no toquemos nada, a fin de no perder la garantía de siete años que tiene la obra, pero tampoco se han apersonado, generándonos graves problemas ante la posibilidad de que la salud y seguridad de los niños se ponga en peligro. No solucionan el problema y tampoco nos permiten que lo hagamos, a través de una pro forma que hemos elaborado”, dijo, tras señalar que también han comunicado del hecho a la Unidad de Gestión Educativa Local (Ugel) N 4 y el Gobierno Regional La Libertad.

Pero esta situación resulta más grave de lo que parece, pues según advierte el secretario del Sindicato Unitario de Trabajadores en la Educación del Perú (Sutep)-Base GUE, Mario Guanilo Amaya, el 10 febrero del 2015, los representantes de la Comisión de Recepción de Obras del Pronied efectuó 38 observaciones al Consorcio Sánchez Carrión —empresa a carga de la obra— sin embargo, el primero de junio del 2015, esta misma la recepcionó y la entregó en uso a la dirección del plantel. “Por presión política se ha obligado a recepcionar la obra, pese a que desde un inicio se realizó observaciones. Todo indica que utilizaron materiales de mala calidad. En el caso de las tribunas el espesor de las tuberías no son las adecuadas y en el caso de las bombas los caballos de fuerza no son suficientes para coberturar las redes instaladas a lo largo de las cuatro hectáreas del plantel”, puntualizó.”, dijo

En aquel entonces, las observaciones iban desde el resaneamiento de cajas eléctricas hasta mejorar la presión de salida de agua de los lavatorios e inodoros, es decir se advertía de una situación que se veía venir. (La Industria).

Comentarios

Déjanos un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *