“No es fácil renunciar a un poder ganado” - Archivo