Hipertensos tienen más riesgo de fallecer ante una hemorragia por aneurisma cerebral

En el Perú alrededor de mil personas mueren cada año, sin saber que tenían esta alteración de la pared arterial.

Si bien todas las personas pueden nacer con un aneurisma o una anomalía en la pared arterial del cerebro el riesgo de que esta se rompa es mayor en las personas que tienen hipertensión arterial, dijo William Martínez Diaz, jefe del Departamento de Neurocirugía de Instituto Nacional de Ciencias Neurológicas (INCN).

El especialista explicó que los aneurismas no son evitables, pero sí pueden detectarse antes de que ocurra una hemorragia por la ruptura.

“Las personas nacemos con una falla en la pared de la arteria y conforme aumenta la presión arterial, el aneurisma va creciendo y cuando crece, se va a romper, por eso es un riesgo latente”, advirtió.

Con la edad, la presión arterial también se eleva, por lo que, la mayor cantidad de casos se presentan entre los 40 y 60 años. Sin embargo, existen otros factores como el consumo de cigarrillos que pueden detonar una ruptura, que es mortal en el 50% de los casos.

Martínez informó que cada semana el INCN realiza hasta tres operaciones por aneurisma y el diagnóstico es cada vez más frecuente en el país. “En el Perú, estimamos que se dan tres mil casos al año de aneurisma. De estos tres mil, unas mil personas fallecen sin haberse dado cuenta de que lo tenían”, precisó.

Uno de los problemas para su diagnóstico es que los dolores de cabeza, que se presentan como síntomas, suelen ser confundidos con la migraña. “Se puede detectar cuando las personas tienen dolor de cabeza muy frecuente y se les realiza una angiotomografía para encontrar si es un aneurisma”, sostuvo.

El especialista manifestó que si la angiotomografía no revela una alteración anatómica, que vendría a ser el aneurisma, el diagnóstico más probable sí es una migraña. Otros síntomas que acompañan son la visión borrosa o doble, dolor arriba o detrás del ojo, pupila dilatada, párpado caído o dificultad para hablar.

Para el aneurisma no existen medicamentos, el único tratamiento es quirúrgico y endovascular. Cuando la operación se realiza a tiempo, las expectativas de vida son altas. “Generalmente, en los pacientes operados, más del 80% a 90% sobrevive”, agregó.

Comentarios