Qué hacer si usted sospecha que uno de sus familiares se droga

 

A pocas horas de iniciarse el Mundial en Brasil, uno de los hombres más queridos y respetados vive un drama personal, el Llamado Rey PELE el máximo ídolo del futbol, llora amargamente porque uno de sus hijos ira a prisión por muchos años debido a las drogas, un mal pago para un padre consentidor comentan sus allegados, el mismo Pele señala estaba demasiado ocupado y no me di cuenta que las drogas estaban en mi propio hogar

 

Un adicto a las drogas es, sobre todas las cosas, un enfermo que debe ser tratado, una persona que debe ser comprendida y entendida y que, pese a que tenga acciones negativas y reaccionarias, en su interior quiere salir de ese túnel oculto del cual no encuentra su salida. Más aún cuando el “problema” lo tenemos en casa, son temas que sin duda no se quieren tocar y menos que salgan fuera de nuestro hogar, ya la institución Cedro venía advirtiendo el aumento en el consumo de marihuana en  escolares entre tercero y quinto de secundaria,  desde hace 4 años Cedro, indicaba que habían mas de 1,200 puntos de ventas de droga en la ciudad de Lima, que se ha hecho a  la fecha NADA y los puntos de ventas se han incrementado, incluso hoy existe la modalidad del Delivery la droga se la llevan a su casa.

 

Hace pocos días CEDRO nuevamente advierte que el consumo de  M.D.A,  L.S.D Y Éxtasis crece en las discotecas de la Ciudad un factor es que los precios han bajado significativamente.

 

Lo peor e cerrar los ojos ante problemas que de no tomarlos en serio se pueden convertir en verdaderos dramas,  lo mejor es afrontarlo con seriedad, madurez, educación y buscar la ayuda de profesionales. Es por ello que debemos saber que hay señales físicas y síquicas que nos pueden servir como indicativo o alerta ante una situación de consumo o adicción en nuestros hogares.

 

Señales y Síntomas del Uso de Drogas

 

Los principales indicativos son:

 

– Cambio repentino de su comportamiento

– Cambios repentinos de humor sin explicación de causa aparente.

– Alejamiento y aislamiento del medio familiar. Preferencia por estar solo y no participar.

– Descuidado con su presentación personal

– Pérdida de interés en sus aficiones, sus deportes y otras actividades favoritas

– Cambio en su patrón de dormir; despierto de noche y duerme durante el día

– Ojos rojos o vidriosos

– Nariz que moquea

– Comienzan a aparecer faltantes de cosas de poco valor en la casa

– Lo anterior se va incrementando en el valor de los objetos llegando a faltar dinero.

– Notable caída en el rendimiento escolar o abandono de los estudios.

– Recepción de llamadas telefónicas de personas desconocidas.

– Aumento de conflictos y peleas en el seno de la familia.

– Excesiva hostilidad para con los demás.

– Presencia de instrumentos necesarios al consumo de drogas, sospechosa aparición de comprimidos frascos de colirio, jarabes y envases de medicamentos.

– Acentuadas alteraciones en el apetito.

– Falta de motivación, incapacidad para cumplir con las responsabilidades.

– Distracción, risas excesivas.

– Cambios en los hábitos de higiene y en la alteración de la apariencia personal.

– Actitudes furtivas o impulsivas, uso de anteojos obscuros aunque no haya exceso de luz.

– Uso de camisas de mangas largas incluso los días calurosos.

– Reacción defensiva cuando se mencionan las drogas y el alcohol en la conversación.

– Aumento de la fatiga e irritabilidad, sueño interrumpido.

– Falta de expresión en el rostro; monotonía en la voz.

– Afecciones bronquiales y otros problemas de salud.

– Depresión emocional; frecuente mención del tema del suicidio.

– Aliento alcohólico.

– Crisis de miedo o temor exagerado.

– Insomnio.

– Tos crónica.

– Apariencia de borrachera.

– Dificultad para coordinar movimiento.

– Aspecto somnoliento o atontado.

– Congestión en nariz y garganta.

– Habla mucho sin parar.

– Temblores.

– Excesiva calma o lentitud.

– Nauseas.

– Excesivo dolor de cabeza.

– Lenguaje incoherente.

– A veces oye, ve o siente cosas que no existen.

 

Lo que no se debe hacer

 

Cuatro premisas es la base fundamental de lo que no se debe hacer ante la presencia de señales o indicativos como los enumerados anteriormente.

 

– Negar la evidencia, en mi casa y a mi hijo no puede ser…

– Hacer acusaciones contundentes o agresivas.

– Hacer  solo juicios de tipo moralista sobre la juventud o las drogas.

– Abandonarlos a su suerte

 

¿Qué hacer?

 

Lo primero que debemos hacer es buscar de inmediato ayuda profesional y apoyo del resto de la familia, interiorizarnos del tema. Existen muchos portales en internet, centros de información, centros de rehabilitación gubernamentales o privados  usted podrá acceder a muy claros documentos que lo ayudarán en esta problemática.

 

Una vez que usted se disponga a afrontarlo debe conversar el problema con sus hijos. Lo que nunca ha funcionado en la educación sobre las drogas es decirle algo a una persona desde un punto de vista autoritativo. Tan pronto como uno empieza con ese enfoque, el niño, joven, adolescente o mayor, automáticamente bloquea a la otra persona.

 

Algunas sugerencias básicas para comunicarse con su hijo:

 

– Aprenda a escuchar.

– Preste atención sin interrumpir hasta que él termine de hablar.

– Hago contacto visual con su hijo mirándolo a los ojos.

– Preste atención al lenguaje corporal.

– No siempre se necesita una respuesta magistral. Puede que no la sepa. El solo hecho de escucharlo y que pueda expresar lo que siente es liberador.

 

Consejos importantes a tomar en cuenta:

 

– No acusar a los hijos de una conducta cuya veracidad se ignora. El enfrentamiento no resuelve nada.

– No hablar del tema cuando se presuma que el joven está bajo los efectos de las drogas.

– Intenta no enfadarte, procura plantear el asunto en términos de eficacia.

– No recurras a amenazas, a largo plazo los resultados son los adversos.

– Deja en claro cuáles son las conductas que no estas dispuesto a aceptar.

– Déjale en claro que él o ella será responsable de sus actos y las consecuencias que pueden aparejar.

– Asegúrate de que sabe que estás ahí para ayudarle a superar cualquier dificultad que tenga y siempre lo ayudarás.

 

Finalmente  las Autoridades deberían hacer controles permanentes en locales como discotecas, centros de divertimento nocturnos y en las zonas señaladas por Cedro y si los padres de familia sospechan de algún sitio que venda droga denúncielo de inmediato.

 

Atentamente

 

CESAR ORTIZ ANDERSON

Presidente de Aprosec

Comentarios

Déjanos un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *