La influenza en Trujillo

Por: Carlos A. Bocanegra García *

La noticia que nos preocupa actualmente en Trujillo es la muerte de una  persona y la hospitalización de tres pacientes (dentro de ellos un niño de meses de nacido) por ataque del virus de la influenza, además se sospecha que personal asistencial estaría contagiado.

Veamos, la Influenza es causada  por un virus que ataca preferentemente el tracto respiratorio alto – la nariz y garganta-  bronquios y raramente también los pulmones. La infección usualmente dura una semana. Es caracterizada por un inicio súbito de fiebre alta, dolores musculares, dolor de cabeza, severo malestar general, tos no productiva, dolor de garganta y secreción nasal. La mayoría de las personas se recupera en una o dos semana sin requerir tratamiento alguno.

En los extremos de la vida (infancia y ancianidad) así como en personas que padecen enfermedades previas como: Enfermedades Respiratorias Crónicas, Diabetes Mellitus, Cáncer, Enfermedades Renales o Cardiológicas, la Influenza se constituye en un serio riesgo para la vida. En estas personas la infección puede desarrollar severas complicaciones, empeorar las enfermedades de fondo llegando inclusive a la neumonía y la muerte. La Influenza aparece rápidamente alrededor del mundo en epidemias estacionales.

En las epidemias anuales de Influenza 5-15% de la  población es afectada con infecciones de tracto respiratorio superior. La hospitalización y muerte podrían ocurrir en grupos de elevado riesgo (ancianos y personas que padecen enfermedades crónicas).

Se calcula como resultado de las epidemias anuales entre tres y cinco millones de casos severos de la enfermedad, así como entre 250 000 y 500 000  muertes cada año alrededor del mundo. Cómo explicar lo que está sucediendo en nuestra localidad, en primer lugar no tenemos claro su origen es decir cómo llegó, mediante qué vía, lo cual es ya un problema para su control y prevención.

Segundo: ¿los hospitales cuentan con las condiciones logísticas adecuadas y la capacitación del personal para enfrentar estos casos y otros como la presencia del ébola?, la respuesta es no, pues basta observar los nosocomios para darse cuenta de sus grandes limitaciones, no olvidemos lo que ocurrió cuando se presentó la peste neumónica y que conllevó a la muerte de un médico residente por contagio.

Me preocupa el manejo de estos casos, pues al parecer no se conoce ante quien se está enfrentando (bacteria, virus)  y sobre todo donde se encuentra localizado (aire, suelo, agua), situación que puede conllevar a ser incontrolado, tal como es el caso del dengue, que no obstante el uso masivo de plaguicidas para eliminar el vector (zancudo) no se ha controlado totalmente. A la luz de estos hechos, se requiere no solo conocer políticas de salud epidemiológicas, sino aplicarlas de acuerdo a la necesidad y conocimiento, que implique no solo el uso de mascarillas, sino buenas prácticas de uso de vestimenta y de tránsito dentro y fuera de los nosocomios.

Es increíble, observar personal asistencial, circular con sus uniformes como si fueran inocuos o estériles, a sabiendas que se encuentran en contacto directo con pacientes con enfermedades diversas y por lo tanto con altas probabilidades de contagio.

Otro hecho a tomar en cuenta es controlar los agentes infecciosos, que tienen relación directa con las condiciones básicas de saneamiento (desagües, agua, inodoros, etc.), la correcta aplicación de los desinfectantes, por ejemplo, he podido observar de casualidad aplicar a la vez cloro y amonio cuaternario juntos, para la eliminación de un agente infeccioso, desconociendo que cada uno cumple particularidades distintas.

Estas y otras recomendaciones como la dotación de medios y materiales, así como de personal capacitado nos permitirán mitigar los impactos mortales de las enfermedades y controlar su contagio.

 

  • Biólogo, profesor principal de la Universidad Nacional de Trujillo.

Comentarios

Déjanos un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

7 − four =