Impactos ambientales del molón contenedor de arena del puerto de Salaverry

Por Carlos A. Bocanegra García*

El litoral peruano, es considerado un espacio estratégico por albergar espacios de gran valor ecológico, cultural, social y económico. El patrimonio costero de la Región La Libertad, es de gran valor y la conservación de sus paisajes y tradiciones debe ser objeto de las gestiones que se sucedan. En los últimos cincuenta años el litoral de La Libertad ha sufrido una transformación muy dramática y se ha convertido en un ámbito de baja calidad estratégica para la economía regional. La importancia del turismo vinculado al producto sol y playa; de la pesca artesanal y milenaria, así como el papel creciente del comercio marítimo del puerto de Salaverry son los factores económicos clave para entender esta transformación.

La construcción y ampliación sistemática del molón contenedor de arena al sur del puerto, se realizó para cumplir el objetivo de evitar que el pozo o área de desembarque de los buques y barcos no se sedimentase o se arene, es decir facilitar las operaciones portuarias.

Sin embargo, a la luz de los resultados en el tiempo se puede concluir que no solo no ha cumplido su objetivo, sino que ha generado impactos ambientales negativos como: a) Destrucción de las playas de Las delicias, Buenos Aires y Huanchaco, producto de la erosión, pues el molón ha retenido más de 90 millones de m3 de arena al sur y formado una inmensa playa artificial de 5 km de largo, b) Modificación de la dirección de las corrientes y olas marinas, que han potenciado el poder destructivo de los oleajes anómalos, c) Destrucción de ecosistemas litorales de importancia ecológica, como son los “totorales” se han perdido más de 100 pozas de cultivo, colocando en riesgo la vigencia de la pesca milenaria en “caballito de totora”, desaparición de especies de fondo blando o arenoso como “bagres”, “rayas”, “muy muyes”, “palabritas” entre otros.

No es todo, si bien el molón no genera contaminación directa, pero al retener la arena y ser depositaria de parte de los sedimentos que se extraen por el dragado o desarenado del puerto, se ha constituido en un factor que también retiene residuos de materia orgánica e inorgánica como metales pesados que por años se han encontrado en el fondo marino y que al ser removidos han sido dispersados en el medio acuático afectando el agua, la arena y la fauna.

En agosto del 2014, se dragó 1 millón 163 mil m3 de sedimentos para poner operativo el puerto de Salaverry, en ese entonces advertí que tal actividad se planeaba realizar sin cumplir con el Estudio de Impacto Ambiental (EIA) que la Ley obliga, y solicité por los medios de comunicación y mediante sendas comunicaciones se nos indique cómo, dónde serán depositados dichos sedimentos. La respuesta que obtuvimos fue que por tratarse de un carácter de emergencia el dragado no se contaría con el EIA y que en todo caso sería abreviado en esta oportunidad (Declaraciones del Congresista Rodríguez), también se nos dijo que en Salaverry nadie se ha muerto y que estas actividades se han realizado en varias oportunidades (declaraciones del ex dirigente portuario José Cabrera), en otras palabras no interesó la vida, la salud, ni nada, que no sea poner operativo el puerto (véase Diario La república del 3 /8/14).

Como quiera que se gastó  55 millones de soles en el dragado del mes de agosto pasado, y se sabe de la exigencia de invertir 200 millones de soles nuevamente para dragar el puerto (el molón ya no retiene la arena), me propuse realizar la investigación científica en la zona sur del molón, para comprobar si existía o no contaminación por esta actividad. Los resultados obtenidos, arrojan que en los 2 muestreos realizados, el agua, la arena y la fauna (peces, aves), se encuentran contaminados con metales pesados como el Plomo, Cadmio, Cobre y Zinc, todos ellos altamente tóxicos para la salud humana, donde el Plomo y el Cadmio superan los límites máximos permitidos, y que sin duda colocan en alto riesgo la vida de la quienes tienen contacto directo con este entorno contaminado. Son  preocupantes las cantidades de Plomo y cadmio, que puede ser adsorbido vía oral y depositado en los riñones, hígado, encéfalo y huesos, llegando a producir cáncer y la muerte.

Finalmente, sugiero que cualquier actuación (obras) en el litoral deben previamente contar con su respectico Estudio de Impacto Ambiental y los análisis químicos de los sedimentos a retirar y/o incorporar, para asegurar la salud y la vida de la población, toda vez que la tendencia a la utilización y operatividad del puerto de Salaverry como espacio costero ha generado una serie de desequilibrios o impactos  ambientales que conviene tener presente para poder visualizar una nueva orientación más acorde con los principios de la sostenibilidad y el respeto a la vida y a la naturaleza. Asimismo, hay factores colaterales como la falta de integración del conocimiento sobre los espacios costeros; el predominio de determinados intereses, o la falta de coordinación en la gestión que han facilitado, también, la consolidación de esta tendencia.

 

* Biólogo Pesquero, docente de la UNT, fundador del Movimiento Ambiental Regional (MAR).

Comentarios

Déjanos un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *