El garganta profunda de Ollanta

Garganta Profunda es el nombre de una película pornográfica, la cual se convirtió en un fenómeno mediático. Garganta Profunda es también el seudónimo de William Mark Felt, número dos del FBI en la época en que se destapó el caso Watergate que  produjo la dimisión (renuncia) del presidente Nixon.

A diferencia de Presidente Nixon, la revelación de la identidad del garganta profunda del caso Watergate fue después de treinta años; en el caso del garganta profunda del presidente peruano Ollanta Humala ya fue revelado y es nada menos que su operador político, Martín Belaunde Lossio, quién en  el año 2006 fue jefe de prensa y colaboró monetariamente según el portal de ONPE con S/. 265.020.00 y en el año 2011 se movilizó a las regiones para conseguir alianzas y por ende votos.

El Tercer Juzgado de Investigación Preparatoria de la Corte de Justica del Santa dictó prisión preventiva por 18 meses a Belaunde Lossio, por ser uno de los principales implicados en el Caso ‘La Centralita’. Al ex dueño del diario “La Primera” se lo acusa de haber usado su empresa Ilios Producciones para tapar una presunta organización delictiva. El prófugo, amigote de la pareja presidencial,  habría utilizado sus influencias para beneficiar a la constructora española Antalsis que ha contratado con el Estado por 115 millones de soles y es más esta constructora española ha dejado inconclusas varias de sus obras. Belaunde se ha desplazado haciendo negocios, contactos y escribiendo correos como si fueran sus empleados a los Gobiernos Regionales del Cusco, Junín, Madre de Dios, Ancash. Y para colmo, cuando Belaunde ya estaba en la clandestinidad, el 18 de junio, obtuvo a gran velocidad la certificación minera para poder trabajar. Es ya muy conocido este caso y al parecer cada día que pasa sale una nueva denuncia que nos transporta directo a Palacio de Gobierno.  Y desde este, le plantean entregarse como colaborador eficaz por el caso ‘La Centralita’ para evitar declarar por otros hechos y de sus vinculaciones con la pareja presidencial. Además, afrontaría el caso en libertad.

Ollanta Humala ha callado en todo los idiomas, a la prensa peruana, sobre el caso Belaunde; no obstante, desde la prensa extranjera, ha enviado unos provocativos mensajes a la oposición, redireccionando la agenda política; yendo desde el análisis semántico de la palabra cloaca hasta decir que no vale ni la pena decirle presidente, olvidando la envestidura presidencial. Tal cuál  show mediático, alejados totalmente de los temas de interés nacional. Otros que quieren adelantar las elecciones solicitan la renuncia del presidente Ollanta por estar estrechamente vinculado con el caso Belaunde (Garganta Profunda). Tal como sucedió con el presidente Nixon. (Por Orlando Luján Corro, [email protected]).

Comentarios

Déjanos un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

eight + 3 =