Sunass apoya acciones que detectan y sancionan conexiones clandestinas en Víctor Larco

Conexiones-clandestinas-levantadas-en-Víctor-Larco

 

La Superintendencia Nacional de Servicios de Saneamiento (SUNASS) respalda plenamente todas las iniciativas que promuevan la identificación y sanción de las conexiones clandestinas que perjudiquen la prestación de los servicios de agua potable y alcantarillado. Este tipo de actos no solo disminuyen las horas y la presión de agua que debe llegarles a quienes pagan su consumo, sino que complican la tarea de llevar el servicio a las personas que aún no lo tienen.

 

Ésta semana una usuaria alertó sobre la existencia de conexiones clandestinas en el sector de Buenos Aires Sur en el distrito de Víctor Larco. Se realizó un operativo junto con el personal de Sedalib, en el lugar se encontraron dos conexiones clandestinas.

 

“Se ha identificado dos conexiones clandestinas; la primera es de una usuaria, quien a través de un By pass estaba dotándole del suministro de agua a su vecino de enfrente. Se procedió a levantar la conexión y se ha sugerido que el vecino solicite una conexión de agua a la empresa Sedalib a fin de regularizar su situación”, indicó Lucy Katy Arroyo Sánchez, representante de Sunass Trujillo.

 

La segunda conexión clandestina fue detectada  en el mismo sector, donde se instaló una conexión desde una de las matrices de agua hacia un terreno pasando las tuberías por medio de la calle. Se procedió al levantamiento de la conexión y posteriormente se le notificará al dueño, al que no se encontró en el lugar, para que regularice su situación.

 

El inspector de Control y pérdidas Américo Vía, informó que en lo que va del año de Enero a Abril se han detectado 386 conexiones clandestinas, de las cuales 177 regularizaron su situación con la empresa esto ha determinado que se recupere 65,872.08 nuevos soles.

 

Como organismo regulador de los servicios de agua potable y alcantarillado, la SUNASS recuerda a los usuarios que está prohibido conectarse clandestinamente a las redes del servicio, vender agua potable sin la autorización de la empresa, manipular las redes exteriores, rehabilitar el servicio cerrado por la empresa y alterar los medidores. Estas acciones constituyen un delito que implica sanciones legales que van desde la aplicación de multas hasta denuncias civiles y penales.

 

La función de la SUNASS, el regulador del agua potable, es normar, regular, supervisar y fiscalizar a las empresas de saneamiento a nivel nacional, resolviendo los reclamos en segunda instancia administrativa.

Comentarios

Déjanos un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *