Sicarios disparan 3 balazos a estudiante cuando conversaba por teléfono con su enamorada en El Porvenir

A Segundo Vásquez Méndez (47) se le quiebra la voz cuando alguien le pregunta por su hijo. No es para menos: el domingo en la noche, a cuatro cuadras de su domicilio, unos sicarios le metieron tres balazos a quemarropa al muchacho y lo dejaron grave, al borde de la muerte y atado a una maraña de tubos y sondas en el Belén. Resulta que dos de las balas le cayeron en el cráneo al desafortunado joven, de las cuales una aún sigue ahí alojada. Su estado, quizá está de más decirlo, es crítico.

En efecto, al hijo de Segundo Vásquez, de nombre Gredy Jordy Jordano (21), le dispararon sin compasión el último domingo a las 10:30 p.m., en la manzana 22 de Víctor Raúl Haya de la Torre, El Porvenir. Ahora Segundo vive una pesadilla, aunque aferrado a la esperanza de volver a ver a Gredy en casa.

Según contó el desesperado papá, Gredy estudia computación e informática en el instituto Gonzales Prada, allá en su distrito, y salió de casa para ir a ver a su enamorada. En el camino, cuenta testigos, se detuvo en la bodega “Doña Consuelito”, propiedad de Consuelo García. Lo hizo para llamar a alguien; según Vásquez, le marcó a la chica, al parecer para avisarle que estaba yendo a visitarla.

“No compró nada, solo usó el teléfono monedero –refirió García–; de pronto escuché las detonaciones; al principio pensé que se trataba de bombardas o cohetes, pero luego, al salir, me encontré con la ingrata sorpresa: el joven estaba tirado en el piso”.

DESPIADADOS

Lo que ocurrió fue que unos sicarios le habían disparado a Gredy. En total le metieron tres balazos, dos de ellos en la cabeza (el tercero le cayó en el hombro); luego escaparon y hasta ahora no se sabe nada más de ellos.

Gredy Vásquez, de otro lado, fue llevado minutos después al Hospital Belén, donde aún se encuentra internado; por lo que se supo, su estado es de sumo cuidado. Uno de los proyectiles, como ya mencionamos, todavía se encuentra alojado en su cabeza.

En cuanto a las causas de tan cobarde ataque, Segundo Vásquez descartó que su hijo haya estado inmerso en alguna clase de problema como para que alguien haya querido vengarse de él; además, aseguró que no tiene antecedentes y que se dedicaba a sus estudios de computación en el instituto Gonzales Prada.

“Es un muchacho tranquilo… no entiendo por qué ha pasado esto… ahora está grave… no quiero perderlo”, expresó, para luego pedirle a la policía que ubique y capture a los responsables de que Gredy haya quedado en tan mal estado.

EMPIEZA LA INVESTIGACIÓN

Aunque la policía aún investiga el caso, trascendió que el intento de homicidio ha tenido móviles pasionales. De acuerdo con esta versión (aún por corroborar), el joven habría iniciado una relación con una chica cuya expareja es un peligroso delincuente de la zona.

Este último, cegado por los celos, habría decidido acabar con Gredy Vásquez, y para ello habría contratado a los sicarios.

No obstante, el papá del joven comentó que no había una razón justificable para que le disparen; es más, Vásquez cree los matones se confundieron de víctima, que no era a su muchacho a quien en realidad buscaban. “Lo único que espero ahora es que la policía encuentre a esos hombres… no es justo que le hayan hecho esto a mi hijo”, puntualizó.

Al cierre de edición, Gredy Jordy Jordano Vásquez Infantes continuaba en el Belén, aferrándose aún a la vida. (Fuente: Satélite)

Comentarios

Déjanos un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

nine − 7 =