Proponen restringir llamadas telefónicas para cobranza de deudas

Un proyecto de ley presentado en el Congreso de la República propone limitar el número de visitas o llamadas telefónicas realizadas para el cobro de deudas a personas.

Así, de acuerdo a la propuesta legal presentada por la congresista Paloma Noceda (AP), las empresas de cobranza, instituciones financieras y comerciales podrán, como máximo, realizar hasta tres llamadas o visitas por día.

El objetivo de este proyecto de ley es fortalecer la protección al consumidor frente a métodos abusivos de cobranza.

La norma actual de protección al consumidor no indica cuántas llamadas puede realizar una gestora de cobranzas porque no hay un criterio objetivo para determinar un número límite, refirió Ana Vera Talledo, gerente general de Kobranzas .

“Mientras alguien puede molestarse con cinco llamadas, otros se incomodan con una sola llamada”, agregó.

El vigente Código de Protección y Defensa del Consumidorprohíbe el uso de métodos de cobranza que afecten la reputación del consumidor, su privacidad o sus actividades, y estipula un horario de cobranza entre 8 a.m. y 8 p.m. excepto los días sábado, domingo y feriados.

La cobranza no debe transgredir los derechos fundamentales del consumidor, pero obstaculizarla tampoco lo ayudará, y solo llevará a que las instituciones financieras se vuelvan más exigentes ante la solicitud de un crédito, dijo la ejecutiva.

Un cliente no siempre deja de honrar sus deudas por ser irresponsable sino por otras causas, como quedar desempleado. Lo que se debe buscar es que el sistema financiero, o el comercial, identifique la real causa del atraso en sus pagos y lo ayude a solucionarlo, expresó Vera.

La norma vigente tiene un criterio adecuado para la gestión de cobranza, por lo que Vera considera que continuar restringiéndola conduciría al sistema financiero a una reducción de los créditos que otorga, pues su morosidad será mayor al no poder cobrar todas las deudas.

“Tenemos un gran sector informal, con un alto problema para ubicar y contactar al deudor, por lo que mientras más transparente y libre sea el mercado, será mejor para el fortalecimiento de las instituciones de crédito”, añadió.

Según la gerente, estas normas no deberían verse desde una sola perspectiva, sino abarcar todo el problema, desde el deudor hasta el sistema microfinanciero y educativo.

Hay un estudio que muestra que el deudor luego de un periodo “se rehabilita”, indicó la ejecutiva, quien sostuvo que no se sabe si el referido proyecto busca la rehabilitación del deudor o la represión de la actividad financiera.

Asimismo, Vera resaltó que Perú es el tercer país con mejor perspectiva de negocio para las microfinanzas, por el tipo de regulación que tiene. “No podemos aceptar que el Estado entre a regular un mercado que de por sí está regulándose correctamente”, expresó.

Comentarios