Obelisco de 33 m de alto perenniza conmemoración del Bicentenario

Share:

Con un obelisco de concreto de 33 metros de altura, ubicado en el ingreso norte a la ciudad, altura del hospital de Alta Complejidad de EsSalud, en La Esperanza, construido con aporte de la empresa privada, comunidades campesinas, sociedad civil y personas naturales, quedó perennizada ayer la conmemoración del Bicentenario de la Independencia de Trujillo.

La inauguración y develación de la placa recordatoria estuvieron a cargo del ministro de Cultura, Alejandro Neyra Sánchez, en representación del presidente de la República, Francisco Sagasti, y el gobernador regional de La Libertad, Manuel Llempén Coronel.

La ceremonia comenzó con un minuto de silencio por las víctimas de la covid-19, después surcó el cielo trujillano una escuadrilla de avionetas blanquirojas de la Fuerza Aérea.

Neyra, tras presentar el saludo del presidente Sagasti, a quien excusó señalando que ‘temas vinculados a la agenda nacional impidieron su presencia’, dijo que el obelisco simboliza la solidez, unión y esfuerzo de los pueblos del norte, destacando el aporte en la emancipación del marqués de Torre Tagle y del huamachuquino José Faustino Sánchez Carrión.

Los liberteños deben sentirse orgullosos de la gesta y proclama de la Independencia. Este obelisco simboliza la solidez y firmeza de una región que merecidamente lleva el nombre de Libertad, añadió, instando a los presentes a seguir luchando contra la pandemia y el próximo año celebrar en mejores condiciones el Bicentenario Nacional de Independencia.

LLEMPÉN

Por su parte, el gobernador regional Manuel Llempén precisó que el monumento de concreto, con acabado en punta piramidal, fue hecho gracias a aportes de la empresa privada, sociedad civil y empresarios, y que en su construcción no se utilizó un solo sol del Estado.

“El Perú le debe su independencia a Trujillo. El obelisco conmemora eso y rinde homenaje a los próceres a las mujeres y hombres que dieron su sangre por nuestra libertad y la del país.”, expresó.

El obelisco, de 33 metros de altura y de concreto armado, representa el crecimiento de la región y el sitio donde se ubica fue seleccionado por ser un lugar estratégico de ingreso a Trujillo. Tiene un área de 7,600 m2 y será el Parque del Bicentenario.

Con esta intervención se recupera un lugar casi abandonado que embellece el ingreso norte a la ciudad de Trujillo y se convertirá en un icono, señaló Llempén, recalcando que fue íntegramente construido con financiamiento de la sociedad civil y de la empresa privada. “En esta obra no hay un sol de inversión pública”, puntualizó.

Así como hace 200 años reunieron todos los bienes materiales que tenían nuestros líderes, así, hoy, 200 años después, la sociedad civil y empresa privada han contribuido para hacer realidad este símbolo de libertad, expresó seguidamente, agregó la autoridad.

“Este obelisco representa la solidez templanza la confianza en el futuro y el triunfo de los pueblos del norte del Perú”, manifestó a su turno Francisco San Martin, director general de la Comisión Regional Bicentenario

Comentarios

Previous Article

Dan prisión preventiva a agresor de pareja y su bebé

Next Article

Coronavirus en La Libertad: 5 nuevos fallecidos y 64 nuevos casos de Covid-19