Minero muere cuando trabajaba en su mina ilegal en Huamachuco

Share:

Minero murió en su planta de beneficio aplastado por una estructura que cargaba mineral. El accidente tuvo lugar en un espacio que no tenía autorización para realizar actividad minera cerca de la laguna Sausacocha.

Uno de los más grandes mineros ilegales  que operan en Huamachuco encontró la muerte al interior de su planta de procesamiento de minerales que funcionaba sin autorización cerca de la  laguna Sausacocha, uno de los principales atractivos turísticos  de la provincia de Sánchez Carrión que sufre los estragos de esta actividad ilícita.

Se trata de Guillermo Gonzales Acevedo, propietario de la planta de beneficio La Minita S.A.C.  Gonzales perdió la vida al romperse la cadena del tecle y caerle encima una pesada estructura que cargaba mineral, según informó la Policía. Sus trabajadores  intentaron auxiliarlo y lo trasladaron a una clínica privada, pero los médicos solo certificaron su muerte. El accidente se registró el lunes.

Funcionaba sin permiso

Hace unas semanas los pobladores que viven en los alrededores de la laguna Sausacocha, advirtieron a los medios y a las autoridades que corrían peligro nuevamente por la nueva planta de beneficio “La Minita” de propiedad del fallecido. Los vecinos expresaron que sus trabajos del rubro turismo se veían vulnerados por la contaminación que estaría generando la planta.

Asimismo, denunciaron que la planta no respetaba los protocolos de sanidad, de medioambiente y que hacía oídos sordos a los reclamos de 500 familias y 900 regantes. Agentes de policiales  de Huamachuco llegaron hasta el lugar del accidente para recoger las pesquisas correspondientes.

“Es tarea del fiscal adjunto de Huamachuco Ronald Urrutia Castillo esclarecer los hechos. Sin embargo, conociendo su lentitud cuando se trata de investigar las muertes en socavones ilegales lo más probable es que no se investigue, ni se diga que “La Minita” funcionaba sin autorización”, increparon los comuneros.

Según contaron, Guillermo Gonzales era sindicado de operar de forma irregular desde hace varios años en la sierra liberteña junto a su  cuñado, el cuestionado pastor evangélico Oswaldo Alva Polo y ahora agente municipal interino de Shiracmaca. Tenía un gran poder económico por la actividad  minera que realizaba al igual que Jorge Espejo Moreno, los hermanos García y los hermanos Sánchez Ballena, quienes operan en el cerro El Toro.

Sin la planta de beneficio los ilegales e informales ya no tienen cómo procesar el mineral y venderlo en el mercado negro o a los contrabandistas que usualmente acopian para la venta al exterior realizaba.

Los deudos que perdieron familiares en los socavones ilegales de El Toro, enterados del suceso por los medios de comunicación que siempre apoyaron las actividades de Gonzales dijeron que “la justicia tarda, pero llega para cobrar cuentas pendientes”.  “Tenemos más de cien muertos en El Toro que trabajaron en los socavones y nunca nadie se preocupó por encontrar culpables. No nos alegramos por una muerte. Nosotros seguimos llorando por nuestros padres e hijos”, señaló la viuda de una de las víctimas que fallecieron en mayo pasado en Minerals Doña Julia, labor ilegal que pertenece a Jorge Espejo Moreno.

Comentarios

Previous Article

UNT reconoce a sus 102 investigadores ganadores del concurso de fondos del canon

Next Article

Avelino Guillén juró como nuevo ministro del Interior