Consejos para instalar correctamente el techo de tu casa ante lluvias

Un techo bien instalado podrá proteger nuestro hogar de las inclemencias del clima. Para Jaime Coronel, arquitecto de Eternit, se debe tomar en cuenta las pendientes, la estructura, los despuntes y las fijaciones para instalar un techo de manera correcta.

El techo de nuestra casa cumple la importante función de protegernos de los constantes cambios de temperatura, que pueden traer olas de calor, fuertes vientos o intensas lluvias. Por este motivo, es necesario asegurarnos que nuestro hogar tenga sus techos instalados de manera adecuada, ya que solo así podrán garantizarnos una mayor resistencia a las inclemencias del clima.

De acuerdo a Jaime Coronel, arquitecto de Eternit, los techos construidos con planchas onduladas de fibrocemento pueden tolerar cualquier tipo de clima, pues no se oxidan con la humedad, ni se queman. “Este material es ideal para los techos por su gran eficiencia y durabilidad, ya que si es instalado correctamente, se mantendrá en óptimas condiciones por muchos años”, detalló.

Por ello, el especialista de Eternit recomienda tener en cuenta los siguientes puntos para instalar eficazmente un techo de fibrocemento:

  • Verifica la pendiente: Es importante revisar la superficie donde se vaya a instalar el techo, ya que debe estar inclinada para que el agua no se acumule, evitando así una futura debilitación y deterioro del material por la humedad. La pendiente puede variar de acuerdo al clima de la zona, por lo que en una zona sin lluvias, debe tener una inclinación del 12%, en zonas de lluvias moderadas, debe inclinarse un 30%, y en zonas lluviosas, la inclinación debe ser del 45%.
  • Una buena estructura: La estructura que soportará las planchas del techo puede ser metálica, de concreto o de madera, pero es importante que tenga una superficie totalmente lisa y que cada apoyo tenga como mínimo 4 centímetros de ancho para que brinde una mayor resistencia.
  • Despuntes y fijaciones: Los despuntes son cortes en las esquinas que se hacen en dos techos y sirven para que las planchas que se encuentren debajo de otras no sufran sobrecarga de las que están en las intersecciones. Mientras que las fijaciones se refieren a los tornillos “tirafones” que nos ayudarán a que el techo se mantenga firme y no se mueva de su posición.

Para concluir, Coronel señala que siguiendo estas recomendaciones, podremos tener una casa con un techo resistente y duradero, pero que, de igual manera, es necesario que le brindemos un mantenimiento y limpieza adecuados, con el fin de evitar la acumulación de desperdicios que puedan dañar el material.

Comentarios