Con pozos tubulares mitigarán sequía en valle Chicama

Share:

Unos 7 mil agricultores lo pueden perder todo.

Activar pozos tubulares en desuso, construir nuevos en lugares estratégicos y habilitar qochas, es parte de la estrategia que se abordará este lunes 28 de septiembre cuando se reúnan en la Casa de Gobierno dirigentes de la Junta de Usuarios del valle Chicama con funcionarios de ANA, ALA, Chavimochic y autoridades del Gobierno Regional de La Libertad.

Este fue uno de los temas tratados durante el recorrido que hiciera el ministro de Agricultura, Jorge Montenegro junto al vice gobernador regional Ever Cadenillas, siendo el compromiso establecer lo más pronto posible un programa de contingencia para evitar daños mayores y mitigar el riesgo.

“En la reunión veremos las medidas que correspondan ante esta situación de emergencia, las que se adoptarán de inmediato para atenuar los efectos del déficit hídrico que están afectando principalmente a cultivos de maíz, hortalizas y caña de azúcar”, dijo Cadenillas.

Parte de la estrategia para el afianzamiento hídrico es activar y construir pozos tubulares en lugares estratégicos y el aprovechamiento de algunos pozos exploratorios abandonados.

Se estima, además, que en el valle Chicama hay unas 100 qochas –pequeños reservorios o lagunas donde se almacena agua- que podrían ser rehabilitadas para ser aprovechadas durante el estiaje con la activación del programa de pozos tubulares. Por ello solicitaron al ministro apoyo con maquinaria pesada.

Los dirigentes agrarios y agricultores hicieron conocer al ministro su preocupación y los problemas que tienen por la falta de agua para regar sus cultivos, pidiendo su apoyo para paliar la crisis hídrica por el fenómeno de La Niña, que genera la ausencia de lluvias en el ande liberteño.

“Se van a secar nuestros sembríos. Vamos a perder todo. El río Chicama solo trae 50 m3 por segundo y eso es insuficiente para atender la demanda de agua”, indicó Jorge Alva Moya, presidente de la Junta de Usuarios del Valle Chicama.

Señaló que en el valle hay aproximadamente 20 mil hectáreas de cultivo en riesgo y unos 7 mil agricultores que lo pueden perder todo si no se adoptan acciones urgentes.

Por ello solicitaron que además de terminar la presa Palo Redondo se haga la continuación del Canal Madre de Chavimochic hasta las Pampas de Uricape, lo que ayudaría a contar con mayor recurso hídrico.

Ante el pedido de represas para el valle, el ministro adelantó que eso se verá en una segunda etapa de un programa que están desarrollando cuya primera parte es el mantenimiento de drenes y canales de riego.

Comentarios

Previous Article

Discotecas, bares y cines todavía no funcionarán en octubre por ser centros de alto nivel de contagio

Next Article

MPT mejora vía que une Trujillo con La Esperanza y Florencia de Mora