Antonio Olórtegui. - Archivo