Banda criminal tenía alianza con policías para ingresar droga y celulares al penal El Milagro


(Trujillo).- Parte de los agentes del destacamento policial del penal El Milagro habrían estado al servicio de “Las Cobras de La Esperanza”. Objetos prohibidos eran ingresados por torreones custodiados.

Las investigaciones a cargo de la Fiscalía Especializada Contra el Crimen Organizado (Fecor) revelaron que integrantes en prisión de este grupo criminal se valían de los malos agentes policiales para ingresar droga, celulares y cargadores con el fin de seguir operando desde sus oscuras celdas.

La corrupción que imperaba quedó al descubierto tras las interceptaciones telefónicas en las cuales se evidencia como los reclusos contaban con el apoyo de los policías que custodiaban los torreones del perímetro de la prisión para poder ingresar por ese sector los objetos prohibidos y burlar los controles de seguridad al interior del penal.

“Sabes vente al penal vas a estar con una germita (mujer) y un tombo (policía)  te va a ser una señal, el tombo lo conoce a la germita y yo conozco a todos esos perros. Por ahí no habrá soplo, ellos quieren su plata nada más”, le dice Mario Fidel Cruzado Flores (a) Narizón, quien es el lugarteniente del grupo criminal.

En otro diálogo, ‘Narizón’ se vuelve a comunicar con su secuaz ‘Gerardo’ y le dice: “Por el penal hay una germa (mujer) te va a dar unas cositas y 2 fierros (armas) para ti, tienes que estar al asecho, ya que hay un tombo (policía) que te va dar la señal con un juego de luces. Tú lo vas a amarrar con una soga y por un torreón lo van a jalar, seguro”, le indica.

‘Gerardo’ en otra conversación le pregunta sobre cuantos “tombos” (policías) tenía como aliados y ‘Narizón’ le responde: “Dos, y te voy a dar un sobre en El Milagro porque lo vamos a hacer correr más de noche.

Por su parte el fiscal a cargo de las investigaciones,  Edson Saucedo Ramos, indicó que con el operativo se logró desarticular por completo a esta organización que era un clan familiar y que siguió dirigiendo su accionar desde prisión. (La República).

Déjanos un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *